Dosificación del aceite de onagra

La dosificación del aceite de onagra, como en el caso de cualquier medicamento, dependerá principalmente de la edad, peso y sexo del consumidor y de la finalidad del tratamiento. En caso de duda, siempre debemos recurrir a un médico o farmacéutico para que nos indique cómo proceder y cuál es nuestra dosis diaria recomendada.

En este sentido, hay bastante diversidad de criterios. Algunos expertos recomiendan dosis bajas y mantenidas en el tiempo justificando que así el cuerpo se acostumbra al producto y el tratamiento es más efectivo.

Dosis habituales de aceite de onagra:

Por ejemplo, algunas personas que siguen este tipo de tratamiento acostumbran a tomar entre 3 y 4 cápsulas al día, lo que equivaldría a entre 1500 y 2000 mg de aceite de onagra (considerando perlas de 500 mg).

Qué dosis tomar de aceite de onagraOtros estudiosos destacan que es mejor tomar dosis altas durante periodos cortos, por ejemplo de un mes, y dejar otro mes de descanso. Lo justifican diciendo que, que al tratarse de un producto rico en Omega 6, que es un ácido graso que el cuerpo no genera por sí solo, deberíamos dejar un tiempo de descanso entre tratamiento y tratamiento para que el cuerpo recupere sus niveles naturales.

Un tratamiento de este tipo sería, por ejemplo, tomar entre 2 y 5 gramos diarios durante un mes. El mes siguiente sería de descanso y no tomaríamos aceite de onagra.

En cualquier caso, nosotros siempre recomendamos que sea un profesional sanitario quien determine de forma exacta la posología, ya que debemos tener en cuenta las contraindicaciones y los efectos secundarios que pueden tener en nuestro cuerpo, por ejemplo en casos de mujeres embarazadas o en periodo de lactancia o en caso de personas que padezcan esquizofrenia.

Concentración:

Otro aspecto importante que también afectará a la dosis (por el número de perlas que debamos tomar) es el tema de la concentración. El aceite de onagra, al ser un suplemento alimenticio, se acostumbra a ofrecer complementado con otros elementos esenciales beneficiosos para nuestro organismo como puede ser el Omega 3, por ejemplo.

En el caso particular de la mezcla del Omega 6 con el Omega 3, debemos tener en cuenta que se trata de ácidos grasos que se compensan si están en determinadas condiciones, pero que si no lo están, pueden generar un desequilibrio hormonal importante. De hecho, mientras uno es proinflamatorio, el otro es antiinflamatorio, lo que demuestra que si tenemos desviaciones importantes en las concentraciones podemos sufrir las consecuencias de una inflamación o desinflamación repentina inesperada. Por este motivo, nuevamente recomendamos consultar con un profesional médico las posibles consecuencias que pueda tener el aceite de onagra para cada persona.

Formatos:

Existen distintos formatos en los que podemos encontrar el aceite de onagra: en perlas, en pastillas y en frascos.

Las perlas son el formato más común. Acostumbran a venderse en botes de 50 o 100 unidades y pueden encontrarse en cualquier farmacia e incluso en algún supermercado, por ejemplo en Mercadona. Se caracterizan por tener un color dorado brillante y por ser translúcidas. Estas perlas también se conocen como cápsulas.

En cuanto a las pastillas, estas tienen el típico formato de píldora y cuesta algo más encontrarlas en farmacias. Acostumbran a tener concentraciones más reducidas y pueden contener combinaciones de otras plantas.

Finalmente encontramos los frascos. Los frascos contienen aceite de onagra sin ninguna dosificación. Son frascos que acostumbran a contener hasta 30ml de aceite de onagra. Este formato se utiliza cuando deseamos aplicar este aceite directamente sobre la piel o el pelo. Puede usarse tanto para masajes relajantes como para tratamientos específicos. Podemos modificar su concentración incluyendo otros aceites compatibles.

Para saber más sobre aceite de onagra síguenos en Facebook y Twitter 🙂

Leave a Reply