Aceites esenciales

aguacaEl aceite esencial, también conocido como aceite etéreo, es el resultado de someter a una planta a una sistematización mediante procesos como, por ejemplo, la destilación. El objeto de estos procesos es la obtención de la esencia de la planta, precisando para ello una extracción completa de toda su humedad.

Lo que se obtiene finalmente es una producto químico de una densidad relativamente alta y con una intensidad de aroma extraordinaria, en la que se encuentran presentes todos los elementos que formaban la planta, desde sus flores, hasta sus hojas, pasando por su sabia.

Es común encontrar estos aceites presentes entre los remedios más utilizados por culturas alrededor de todo el mundo. Cada planta tiene asociado un significado y unas propiedades, lo que permite utilizar su aceite para tratar unas afecciones concretas.

En nuestra web hemos querido hacer una pequeña recopilación de los mejores aceites esenciales naturales que conocemos y reunirlos a continuación para que puedas saber más sobre ellos y acerca de cómo pueden ayudarte, tanto en el ámbito de la salud como en el de la belleza. ¿Nos acompañas?

Aceite de onagra.

Aceite de coco. Este aceite proviene directamente de la pulpa del coco, donde se recogen todos sus nutrientes y vitaminas. Este aceite esencial puede aplicarse tanto sobre el pelo como sobre la piel, ideal para nutrir en profundidad y hacer tratamientos de choque.

Aceite de argán. El de argán es otro de los aceites naturales esenciales que más se utilizan en la actualidad. La razón principal de su éxito es la polivalencia que tiene y lo efectivo que es en el tratamiento de la cara y el cabello.

Aceite de oliva.

Aceite de ricino. El aceite de ricino es uno de esos aceites que siempre va bien tener en el botiquín, aunque no es como el aceite de onagra o el aceite de argán, que se utilizan a diario, este aceite se acostumbra a utilizar para tratamientos puntuales como hidratar el cabello o la piel tras haber sido dañados o acelerar el crecimiento del pelo en el caso de los hombres. Curiosamente también tiene propiedades terapéuticas como el alivio del dolor de la artritis o la reducción de las picaduras de insectos.

Aceite de arbol de té.

Aceite de rosa mosqueta.

Aceite de colza. Lo que más dio a conocer a este aceite en España fue un suceso que tuvo lugar en 1981, en el que más de 20.000 personas sufrieron los efectos de una intoxicación derivada, supuestamente, de la manipulación irresponsable de unos lotes de aceite de colza. Sin embargo, en condiciones normales este aceite es muy bien valorado y se utiliza para prevenir problemas cardiovasculares gracias a su riqueza en Omega 3, ideal para controlar los niveles del comúnmente  llamado “colesterol malo”.

Aceite de krill.

Aceite de linaza.

Aceite de neem.

Aceite de jojoba. Su origen está en los desiertos dominados por los indios en América Central. Su alto contenido de ácido Omega 3 y vitaminas A, B, C y E hacen de este aceite un poderoso aliado para el tratamiento del pelo y la piel. Se trata de un aceite muy fuerte que penetra en profundidad en las superficies con las que contacta, lo que permite cosas tan espectaculares como la eliminación de durezas o el tratamiento de la dermatitis seborreica en el cuero cabelludo.

Aceite de almendras dulces.

Aceite de sésamo. A diferencia de otros aceites que se utilizan para mejorar el exterior, el aceite de sésamo se utiliza para mejorar el interior, concretamente ayuda a prevenir problemas cardiovasculares, reforzar el sistema nervioso o impedir la descalcificación de huesos acelerada producida con la edad.

Aceite de lino.

Aceite de romero. El principal atractivo de este aceite es que puede elaborarse fácilmente en casa. Se obtiene del arbusto del romero y puede encontrarse en prácticamente cualquier monte afectado por el clima mediterráneo. Sus propiedades son fantásticas para desinfectar pequeñas heridas, limpiar la piel de impurezas o evitar la inflamación tras un golpe.

Aceite de caléndula.

Aceite de girasol.

Aceite de esencia de lavanda.

Aceite de borraja.

Aceite orégano.

Aceite de germen de trigo. El aceite esencial de germen de trigo tiene propiedades tanto medicinales como cosméticas. Sus propiedades cosméticas se centran en la salud cardiovascular, la salud gastro-intestinal y la mejora de la fertilidad. En cuanto a la cosmética y la belleza, este aceite mejora la salud del cabello, nutriéndolo en profundidad y, para los hombres, evitando la caída del pelo y la aparición de caspa. Finalmente también se puede utilizar para reducir arrugas profundas y demás signos de la edad, e incluso para eliminar cicatrices o marcas en la piel.

Aceite de aguacate. Este aceite esencial es extremadamente recomendable para todas aquellas personas que estén buscando un aliado para usar en sus tratamientos de pelo y cara semanales. Se trata de un alimento, el aguacate, que además de ser utilizado en dietas, también podemos utilizarlo para cuidar nuestra el cutis y el cabello. Es rico en ácidos grasos, especialmente en Omega 3, lo que le permite revitalizar las células capilares y cutáneas y retrasar la aparición de signos de envejecimiento gracias a que es capaz de capturar los radicales libres de nuestro organismo. En definitiva, tanto si lo usamos mediante la dieta (en ensaladas o guacamoles) como si lo usamos en mascarillas y friegas de aceite, el aceite de aguacate ayudará a nuestro cuerpo por dentro y por fuera.

Aceite de hiperico.

Aceite de canela.

Aceite de canola.

Aceite de cannabis.

Aceite de orujo.

Aceite de trufa.

Aceite de soja.

Aceite de clavo.

Aceite de eucalipto.

Aceite de abedul.

Aceite de menta.

Aceite de árnica.

Aceite de ajo.

Aceite de maíz.

Aceite de macadamia.

Aceite de limón.

Aceite de magnesio.

Aceite de cártamo.

Aceite de lorenzo.

Aceite de nuez.

Aceite de cacahuete.

Aceite de vitamina e.

lavanda_bote_aceite

Aceite de uva

Aceite de moringa

Aceite de calabaza

Aceite de emu

Aceite de vaselina

Aceite de algodón

Aceite de laurel

Aceite de avellana

Aceite de zanahoria. La zanahoria es una hortaliza muy necesaria para el cuidado de la piel. Sus vitaminas favorecen la absorción de los rayos de sol y el bronceado natural. Además, permiten recuperar daños de la piel de forma más rápida y segura, incluso de casos de mala cicatrización, eccemas o psoriasis.

Aceite de geranio

Aceite de tomillo. El tomillo es una planta muy abundante en la Península Ibérica, lo que la ha convertido en un ingrediente esencial para muchos remedios caseros en las familias españolas. En este artículo repasamos las propiedades y beneficios del aceite de tomillo, haciendo hincapié en su capacidad de reducir dolores de cabeza, evitar la retención de líquidos e hidratar la piel en profundidad.

Aceite de arbequina. La arbequina es una tipología de oliva, de la que se extrae el aceite esencial de arbequina. Lo curioso de esta oliva es que, a pesar de tener un tamaño considerablemente reducido, el porcentaje de aceite que de ella se obtiene es muy elevado. De hecho está entre las especies que más capacidad de generación de aceite tienen. Además, su sabor es excepcional y sus propiedades organolépticas muy respetadas. Es sin duda un elemento clave en la dieta mediterránea.

Aceite de enebro. De la destilación del enebro se obtiene este aceite balsámico, que es uno de los aceites esenciales más utilizados en España históricamente. A modo de resumen, comentar que se le reconocen cuatro aplicaciones o usos principales que merece la pena destacar. Son los siguientes: 1) Reduce los síntomas de la gripe; 2) Elimina la grasa y la caspa del pelo; 3) Es ideal para hacer masajes e incluso para sesiones de aromaterapia; y 4) Es útil para el tratamiento de eczemas y acné.

Aceite de chia. El aceite de semillas de chía es conocido por su elevado contenido de ácidos grasos de tipo Omega 3, 6 y 9. Sus propiedades principales son la mejora de la salud cardiovasculas y la solución de problemas gastro-intestinales y fiebres. De hecho, los antiguos Mayas lo denominaban el “aceite de la fuerza” debido a que les vigorizaba el organismo y de forma rápida restauraban los niveles normales de vitaminas y minerales, algo ideal antes de afrontar una batalla.

Aceite de sándalo. El sándalo es una planta que al destilarse genera el aclamado aceite esencial de sándalo, capaz de desinfectar la piel y limpiar el organismo en general de una forma que otros productos apenas pueden. La clave de todo ello son sus propiedades antisépticas que facilitan la expulsión de todo aquello que el cuerpo no necesita. Además, su aplicación sobre la piel tiene un doble efecto: la clara mejora del aspecto exterior. Esto ha convertido a este aceite en un claro aliado para muchas mujeres en tratamientos intensos de limpieza de cutis. Para nosotros es uno de los mejores 🙂